miércoles, 27 de enero de 2016

Te escribo || 27 ENERO 2016

Escribo y sueño.
Y vuelo sobre nubes, personas y edificios.

Vuelvo a estar frente al papel, bolígrafo en mano y con la mente a pleno rendimiento.
Y escribo.
Te escribo.
Escribo nuestra historia.
Y te nombro sin nombrarte, rezando por que te des cuenta que se trata de ti.
Y te digo que te quiero, a ti, sin decírtelo.



Te pienso y te sigo escribiendo.
No hay forma de hacerlo parar cuando comienza a fluir, pero tampoco quiero pararlo.
Y me gustaría tanto decírtelo a ti, con nombre, apellidos, cara, y una sonrisa encantadora que cautivaría a cualquiera.
Pero no puedo, me paraliza el miedo a fracasar.

Y pienso y analizo situaciones.
Y creo que ahí, entre los dos, hay algo.
Entre miradas y sonrisas. Gestos y caricias. Palabras y susurros.
Pero, ¿y si me equivoco? No lo sé.
Y quiero saberlo. Quiero dejar de preguntarme si me quieres. Si, quizá tú sientes algo parecido a lo que siento yo cuando te miro, y me miras y sonríes.

Quizá eres demasiado tímido.
Quizá tienes el mismo miedo que yo.
Y, si tienes miedo, tranquilo, que yo siento lo mismo, y sé que no se puede evitar.

Acerquémonos y dejemos que nuestros cuerpos hablen y se acaricien y se abracen.
Qué importará lo que diga la gente o una persona determinada, si el amor no entiende de otra gente.

El amor, en definitiva, trata de dos.
De tí y de mí. Aunque quizá no.
Así que sólo déjame el camino a ti libre, si sientes lo mismo.

2 comentarios:

  1. ¿Nunca has pensado escribir esto como un libro, todo un año, y enviarlo a alguna editorial?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo llegué a pensar, pero no sé si tendría futuro

      Eliminar