jueves, 28 de enero de 2016

Tu y yo ||28 ENERO 2016

Todavía intento apaciguar mi sed de ti.
El miedo me impide acercarme y posar mis labios sobre los tuyos.
Las ganas de abrazarte, besarte y acariciarte continúan aumentando, rogándome en susurros en mi cabeza que atraviese esos pocos metros que nos separan y lo haga.

Que dicen que con la mirada me haces tuya, pero no te atreves a soltarlo.
Que sientes y quieres lo mismo, y que entre los dos se está cocinando algo nuevo y diferente.
Que el uno al otro nos descubriremos un mundo nuevo lleno de ilusiones y sueños.


Dicen que somos piezas de puzzles diferentes que, en cambio, encajan a la perfección, cubriendo el uno los huecos vacíos del otro. Que nos complementamos.

Dicen que la forma en que me miras y sonríes, es digna de cualquier príncipe azul enamorado de su princesa.
Y que la forma en que te veo, ilumina mi rostro solo con mirarte y que me mires.
Se nos ve el amor como si algo lo gritase en nuestro interior. Y parece que somos los únicos que no lo vemos, o que no lo queremos ver.
Que todo el mundo entiende lo que nuestros corazones gritan en el más absoluto de los silencios cada vez que nos encontramos. Pero los separamos cada vez que nos marchamos.

Me dicen, por activa y por pasiva, que tus amigos y tú miráis demasiado, entre risas y sonrisas. "Así que ahí hay algo", dicen.

No sé si no lo vemos o no lo queremos ver.
O quizá no existe.
Quizá soñamos tirados en nuestra cama, que nos fundimos en un cálido abrazo.
Aunque al final, los sueños, sueños son.

Qué más me gustaría que abrazarte sin miedo, sin preocuparme por el qué dirán.
Y sentirme segura entre tus brazos, ofreciéndote todo lo que soy capaz de darte.
Y querernos los dos.
Tu y yo.

4 comentarios: