lunes, 22 de febrero de 2016

Insulsos días|| 22 FEBRERO 2016

Todos tenemos esos días malos en los que mejor que no nos hablen.
En los que nada nos sale del derecho, todo del revés.
Y piensas que quizá hubiera sido mejor no levantarse ni de la cama, quedarte ahí metido, protegido del exterior.

Esos días llenos de recuerdos que quizá no son soleados, si no llenos de negros nubarrones, aproximándose a ti, a tu mente, lentamente.
Al final, solo quieres estar solo, acurrucado con tus pensamientos, intentando espantarlos, o atrayéndolos más hacia ti.

Momentos para dejar que nuestra mente nos lleve lejos, muy lejos, sin apenas movernos.
Llevarnos a momentos vividos o imaginarios, para actuar, de forma no real pero sí inconsciente, superando barreras y obstáculos mentales para llegar a la claridad del día más soleado de todos, sin un solo nubarrón.

Permíteme decirte que todos tenemos demonios que nos atormentar casi cada día, con los que convivir y llevar una vida propia a cabo.
No por ello, nos quedamos acurrucados en una esquina, sin movernos ni hacer frente a ellos.

A los problemas hay que hacerles frente, reducírlos a su mínima potencia y superarlos de la mejor forma que podamos, o que nos permita.
Forman parte de nosotros.
Parte de la vida.

2 comentarios:

  1. Hola!!!
    estoy totalmente de acuerdo. Todos tenemos esos días que parece que nos persigue una nube negra en todo momento. Hace tiempo un amigo me dijo que en esos momentos lo que tenía que hacer era estirar la mano, cogerla y escurrirla, caería lo que la hace estar negra y yo volvería a estar contenta.
    Le doy en parte la razón, en ocasiones está bien escurrirla de alguna forma, bien hablando, bien haciendo ejercicio...sin embargo, otras veces es día de nube negra y creo que hay que respirar hondo y acurrucarnos un rato
    Un saludo
    http://yeswecanreadtogether.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      A veces se puede escurrir y otras no :)
      Muchas gracias!

      Eliminar