miércoles, 24 de febrero de 2016

Sé que nunca estaremos juntos || 24 FEBRERO 2016

Te miro sin mirarte y te pienso sin pensarte.
Siempre tú.
Y le doy mil y una vueltas a mil y una situaciones diferentes.
Mil encuentros.
Mil tropiezos casuales.
Mil conversaciones perdidas en el aire.
Mil miradas que no van a ninguna parte, no llegan, o se tropiezan con unos ojos que no son.

Sentimientos y cosas por decir que se quedan en el tintero para siempre.
Palabras deseosas de salir, volar por el aire hasta tus oídos, únicamente acariciadas por mis dedos, reteniéndolas, cerrándoles la salida.

Y una vez más, toca tragarse todo lo que bulle dentro de mi, como si no existiera.
Toca sonreír y fingir.
Como siempre.
Como cada día que pasa, cada hora, cada minuto.

Sé que nunca estaremos junto.
Lo sé por ti, y por mi.
Porque, por mucho que lo intente, no hay forma de hacer salir a la luz todo eso que siento.
Las mariposillas cada vez que te veo.

No sé dónde meterme cada vez que tu mirada se cruza con a mía, aunque sólo sea accidentalmente.
Sólo me sale agachar la cabeza, quitar mi mirada de la tuya, evitando por completo todo eso que hay dentro de mi.

Siento que si lo niego, tal vez desaparecerá como si nada, como si nunca hubiera existido.
Sé que no es cierto, que sigue ahí.
Pero no puedo, lo siento.
No puedo ir y decirte sin más que te quiero, no puedo.

Por eso y mil razones más, mil motivos, mil palabras y mil sentimientos, sé que nunca estaremos juntos.

Aunque, quién sabe.
A veces, el destino es caprichoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario